Familiares, fantasmas, duendes, diablitos… Parte I



La creencia en una clase de espíritus con los cuales se puede entrar en contacto tanto en forma casual como a través de invocaciones, con miras a que nos ayuden en calidad de sirvientes y por ende; a través de ellos poder lograr conocimientos y habilidades imposibles para un ser humano es una creencia generalizada en el folclore de Europa y por extensión de nuestro país.

Conocidos bajo diversos nombres y señalados como duendes, ángeles o demonios, las referencias a estas entidades jugaron un rol de relevancia en los procesos contra la brujería llevados a cabo en varios países de Europa. A través de estos procesos judiciales, se pueden trazar algunas líneas generales acerca de estos “espíritus”; líneas que por lo demás, nos abren nuevas interrogantes que de alguna manera pueden encontrar explicación en el rico folclore que ha creído en ellos por siglos. 

Se da por sentado que los familiares(1) son demonios revestidos o si se quiere, ocultos bajo una apariencia inofensiva ya sea de un animal – a menudo de pequeño tamaño – o de un espíritu de apariencia afable e infantil. Pero esta idea no encuentra asidero en el folclore europeo, y por extensión tampoco en el criollo, en donde la figura del “duende” está claramente separada de la del demonio. Lo que nos lleva a preguntarnos, ¿existe una relación entre los familiares y lo demoniaco?, o más bien ¿los familiares están más relacionados a seres de naturaleza intermedia comúnmente llamados duendes o hadas?

Para entender la figura de los espíritus familiares citaré a manera de ejemplos dos famosos casos ocurridos en Escocia, me refiero al caso de la mujer sabía(2) Bessie Dunlop(3) cuyo familiar se llamaba Tom Reid y el de Lady Alice Kyteler(4) y su familiar Robin Artisson(5). Del análisis de estos dos casos dentro del contexto de la brujería podemos extraer interesantes datos.

El espíritu familiar de Bessie Dunlop era según ella el espíritu de un difunto llamado Tom Reid, un ex oficial del Barón John Blair de Dalry, que había muerto en la batalla de Pinkie en 1547. El encuentro de Dunlop con su futuro familiar no fue buscado, puesto que un buen día mientras ella se encontraba en el campo, se topó con un hombre mayor con una barba gris, vestido con un abrigo gris, un sombrero negro y una varita blanca en la mano(6).  A través de los contactos con su familiar, Bessie Dunlop logro sus conocidos poderes de sanación y adivinación(7) que la llevaría a hoguera en 1576, a pesar de ser considerada una bruja blanca. Lo interesante de su familiar no es solamente que se presente como un fantasma, sino que declaro estar bajo las órdenes de la Reina de las Hadas(8), llegando a presentarle al menos a 12 habitantes de dicho reino al cual fue invitada en más de una oportunidad. ¿Realmente Tom Reid, no tenía nada que ver con lo demoniaco?

El primer dato que nos llama la atención es esta relación: familiar – fantasma –hada; relación que pese a nuestra sorpresa está registrada en no pocos procesos contra curanderos en Europa. Podemos citar el caso de Elspeth Reoch, quién declaro que al igual que Dunlop fue visitada por un hombre que venía del reino de las hadas y que en vida había sido John Stewart o el caso de un hombre sabio de Aberdeen, cuyo familiar también estaba bajo las ordenes de la reina de las hadas. 

Sabemos que la asociación de las hadas con los demonios fue bastante ambigua, siendo estas más bien asociadas a los muertos, a mediados del siglo XVII el filósofo Thomas Hobbes afirmó que las hadas eran espíritus y fantasmas que habitan en parajes desolados, en lo profundo de los bosques y en las cuevas. La misma opinión era mantenida por el teólogo escocés James Garden quién afirmaba  que los magos o videntes escoceses, eran personas que conversan con los fantasmas y espíritus, a los que comúnmente se les llamaba hadas. Por la misma época el clérigo Robert Kirk que escribió el famoso tratado sobre las hadas The Secret Commonwealth of Elves, Fauns and Fairies señalo que las hadas eran almas de difuntos, citando muchos relatos de encuentros de fallecidos junto a hadas. 

Pero esta asimilación fantasmas-hadas choca con la tradición del folclore en donde el “buen pueblo” guardar características muy semejantes a las humanas, no tan solo en su apariencia física y vestimenta, sino en cuanto a su manera de vivir, de formar familia y hasta en la forma y estructuración de su reino(9).

Para dilucidar este punto, debemos de recurrir a una tradición no cristiana que nos aporta muchos datos valiosos al respecto. En la tradición musulmana nos encontramos con los Jinns (genios) cuya realidad es un hecho innegable en las sociedades musulmanas ya que su presencia es atestiguada en su libro sagrado el Corán. Pues bien los genios al igual que las hadas viven habitualmente en zonas desoladas, en lo profundo del desierto o bosques, en cuevas o cerca de arroyos o fuentes de agua. Además poseen muchas características humanas no tan solo en el plano psicológico – en lo físico pueden adoptar forma humana a voluntad – sino que también en lo social, pudiendo casarse, tener descendencia, por ende familias, y estar estructurados en sociedades bajo la potestad de un rey; lo que nos lleva a un descripción casi calcada de la que nos ofrece el folclore europeo sobre el mundo de las hadas. 

La historiadora Emma Wilby da una síntesis de las características de las hadas donde señala: “Las hadas también eran capaces de todo el abanico de emociones demasiado humanas: podían sentir ira, odio, celos, simpatía o  alegría - y podrían enamorarse... en un nivel más personal, podían casarse, formar un hogar, disfrutar de las relaciones sexuales y en algunos casos, dar a luz a niños … la sociedad de las hadas estaba presidida por una monarquía,  el rey y la reina de las hadas, a veces acompañado de un séquito de aristócratas … aunque las hadas se asocian a menudo con el paisaje natural, particularmente colinas y cavernas subterráneas, en principio, las hadas podían encontrarse casi en cualquier lugar…(10)” 

Los genios al igual que estos fantasmas-hadas, se pueden presentar sin previo aviso bajo apariencia humana y ponerse al servicio de una persona; pudiendo dotarle de poderes de sanación y videncia. 

Ahora bien, el demonio cristiano encuentra su correlato en los genios en las creencias musulmanas, Satanás (Shaytán en árabe) es un genio en el relato coránico, un genio de muy alto grado – que fácilmente podemos asimilarlo a una especie de rey o incluso emperador de los genios – que se rebela ante la orden de postrarse ante el hombre(11).

Que en estos familiares-fantasmas exista algo demoniaco se comienza a dibujar si vemos a las hadas como jinns; idea que se refuerza por ejemplo en el intento por parte del familiar de Bessie Dunlop de que ella adjurada de su fe cristiana a cambios de bienes materiales que el prometió concederle. La abjuración de la fe a cambio de promesas materiales es un tema que dentro del cristianismo se remonta al mismo Jesús y el conocido relato de las tentaciones en el desierto por parte del demonio(12). Por otra parte, sabemos a través del Pseudomonarchia daemonum(13) que algunos demonios se caracterizan por proporcionar “familiares”; dato que debe ser analizado bajo el pensamiento de la magia ceremonial de la cual forma parte esencial dicho texto. En la magia ceremonial cuando se habla de familiares se está  refiriendo a demonios menores(14).



Yerko Isasmendi ®

Parte II



Notas
1) Los espíritus familiares o demonios familiares, fueron entendidos en Europa, al menos desde la Baja Edad Media, como seres sobrenaturales que viven en asociación y sujeción directa a algún hechicero, brujo o mago, al que ayudan de forma permanente.
2) Cunning Folk suele ser traducido como curandero o sanador tradicional, pero dichos términos en nuestras sociedades son asociados a fenómenos que no guardan relación con los Cunning Folk europeos, sino más bien con practicantes de “artes” ligadas a las culturas autóctonas, y por ende, dentro de un marco cultural propio y ajeno al europeo. Muchas veces fueron asociados a la brujería blanca, centrando su accionar en facultades sanadoras y de adivinación. 
3) Conocida injustamente como la bruja de Dalry (Ayrshire), fue quemada en 1576. 
4) Paso a la historia por ser la primera persona acusada y condenada por brujería en Irlanda a inicios del siglo XIV.
5) Los familiares suelen ser mencionados en los procesos de brujería con nombres y apellidos, en algunos casos son nombres de personas supuestamente fallecidas o nombres a los cuales se les ha agregado un apodo.  
6) Son muchos los relatos que nos hablan de un estereotipo de las apariciones de familiares, por ejemplo el caso de Thomas Bégue ejecutado en 1436, quién confesó haber conjurado un demonio llamándolo tres veces «Diablo Mermet»; Mermet apareció primero disfrazado de gato negro y luego como un anciano vestido también de negro, llevando unos cuernos en sus pies. También está el caso de Jeanette, viuda de Hugues Brunier que admitió haber invocado a un demonio llamado Brunet, que se materializo como un perro negro y luego también como un hombre de raza negra vestido de negro.
7) Quizás el último caso registrado es el de Filomena Arias (1865-1938) o más conocida como "bruxa de Torbeo" o más inexactamente "meiga de Torbeo",  que un día al acercarse a una fuente a beber agua fue poseída por 5 espíritus. Con ayuda del párroco del pueblo 2 de estos con aspecto de perros fueron expulsados, aunque los tres restantes de por vida la sometieron a estados alterados en los cuales desplego asombrosos poderes de sanación y videncia.
8) Las hadas (fairy) suelen designar a toda clase de seres sobrenaturales con forma humana y poderes mágicos.
9) Ver Paracelso, en su “Liber de Nymphis, Sylphis, Pygmaeis et Salamandris et de Caeteris Spiritibus".
10) Cunning folk and familiar spirits, pág. 18
11) “.. cuando dije a los ángeles: “Hagan una reverencia ante Adán”. La hicieron, excepto Iblís, que era un yinn, y desobedeció la orden de su Señor. ¿Acaso lo toman a él y a sus descendientes como protectores en vez de tomarme a Mí, a pesar de que son sus enemigos? ¡Qué pésimo sustituto eligen los que cometen la injusticia [de la incredulidad en Dios]!" [Corán, XVIII, 50]
12) Evangelio según San Mateo, 4
13) En 1577 el médico holandés Johannes Weyer publicó una variante del Goetia bajo el título Pseudomonarchia daemonum, traducida más tarde al inglés por Reginald Scot e incorporada al libro decimoquinto de su Discoverie of Witchcraft. Goetia era la primera parte del Legemeton o más conocido como Lemegeton Clavicula Salomonis (en español, La llave menor de Salomón (1584).
14) Originalmente la presencia de familiares estuvo ligada a la magia ceremonial.
 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.