La unión con el shaij en el sufismo



La unión con el shaij es el núcleo de la nisba (etimológicamente hablando la nisba designa la relación que se establece entre uno y otro, pero en el léxico de la Naqshbandiyya representa por lo general el efecto de esta relación, esto es, el hal, el «estado» que se genera en el discípulo por el influjo espiritual procedente de su maestro), y esta unión o vinculo se produce o lleva a acabo a través del amor, pues como dijo el sheij Gumush-Khanewi (qaddassallahu sirrahu) "el amor es de 4 clases: el amor de Al.lah, el amor hacia lo que Al.lah ama, el amor a la causa de Al.lah y el amor con Al.lah".

El amor del murid hacia su murshid es el medio para el progreso espirtiual, pero no se debe de confundir este amor, pues no se ama a la persona por la persona, sino que se le ama, pues el es un amado por Allah, según el hadiz qudsi "Mi esclavo no cesa de acercarse a Mí mediante prácticas supererogatorias hasta que Yo le amo; y cuando Le amo, soy el oído por el que oye, la vista por la que ve, la mano con la que agarra, el pie con el que anda".

El shaij a través de su triunfo sobre el nafs y de intimidad con Allah taala, logra que su corazón se vuelve puro sin manchas, su alma ha sido pulida de toda suciedad y pecado, siendo esta un espejo a través del cual, podemos vislumbrar algo de los estados espirituales.

Es a través del shaij que el zirk cobra significancia, pues a través de el, este resuena y vibra, logrando asi sacudir la suciedad de nuestro corazón.

Todo amor es por, para y con Allah ta´ala, siendo las manifestaciones terrenas de este, resonancias, egos del verdadero amor, solo cuando logramos subliminar el amor humano a través de la entrega total a Allah ta´ala este se vuelve real.


Yerko Isasmendi ©



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.